Preparando obreros dentro de su iglesia

“Si, pues, coméis o bebéis, o hacéis otra cosa, hacedlo todo para la gloria de Dios.” 1 Cor. 10:31

Como Cristianos, debemos hacer lo mejor en todo lo que hacemos, Colosenses 3:23 nos dice, “Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres”. Hasta nuestros estudios deberían ser hechos “como para el Señor,” y aun más mientras estudiamos Su palabra, y nos preparamos a servir en Su obra.

El Seminario Bautista Panamericano no es una escuela o universidad tradicional. Pero esto no significa que las normas académicas requieren menos atención, o esfuerzo. El estudiante que se inscribe en el SBP no debería tomar a la ligera sus estudios. Igualmente, las personas que operan los Centros de Estudios de SBP deben ser diligentes al ver que todos los requisitos sean cumplidos.

Esto incluye revisioness y exámenes regulares, como se describe en la guía del director. Es esencial que los estudiantes tomen las pruebas y exámenes a tiempo. Y es igual de importante que el director del Centro de Estudios los califique y los devuelva al estudiante la siguiente semana.

Estas calificaciones, y todos los demás aspectos del progreso del estudiante, deben ser registrados regularmente, usando el expediente que es parte de cada modulo. Habrá dos copias del expediente para cada estudiante. Una copia será para que el estudiante sepa los requisitos de cada modulo. La otra será para el director, para guardar los records del estudiante permanentemente. Es la responsabilidad del director de notar el progreso del estudiante en el expediente cada semana.

Cada alumno debe cumplir  fielmente  todos los requisitos. Si falta algo, sea la lectura Bíblica, el servicio cristiano, una tarea, etc., deben cumplir todo antes que se reúnan otra vez. Si no lo hacen, no pueden volver a la siguiente clase. Nuestro Dios quiere siervos fieles y uno de los propósitos del seminario es que crezcan en la fidelidad al Señor.

Los estudiantes que no puedan mantener una fiel asistencia a la clase cada semana, no podrán continuar sus estudios. Por supuesto, habrá raras excepciones por enfermedad u otras complicaciones, pero es esencial que el director se asegure de la asistencia fiel a todas las clases y la terminación de todo el trabajo. Esto no solo incluye los requisitos académicos, pero los requisitos del ministerio fuera de la clase también.

Para recibir crédito por el Modulo y continuar al siguiente nivel, cada estudiante debe mantener un promedio mínimo de un 70%. Si alguien no lo tiene hay dos opciones:  El Director decide si (1) él debe repetir el Módulo en el futuro cuando su iglesia lo ofrezca otra vez; (2) él puede tomar los exámenes otra vez y cumplir otras tareas, como por ejemplo, una lectura de un texto de teología sobre el tema del Modulo. El director conoce bien la situación y puede decidir lo que es correcto para él y justo para los demás.

¿Por qué debemos enfatizar que se complete el trabajo fielmente, a tiempo, hecho a la mejor capacidad de los estudiantes? Para enseñar la importancia de la excelencia, y la fidelidad en el ministerio. Ningún detalle es demasiado pequeño para pasar por alto, ninguna tarea hay que no sea importante para hacerla mal; no hay excusa que nos permita hacer menos de lo mejor para nuestro Salvador.

Nuestro objetivo es desarrollar estudiantes que se convertirán en fieles servidores de Dios, haciendo lo mejor, sirviéndolo a Él en sus iglesias.